El metro cuadrado situacionista.

El proyecto Metro cuadrado situacionista tiene relación con el problema de la especulación inmobiliaria imperante tanto  en la ciudad de Santiago de Chile, en la que fue expuesta, como en las grandes ciudades de todo el mundo . Esta realidad/problema a la que hace mención esta obra se ha incrementado en los años posteriores a su primera exhibición de este (2013) esta vez considerando tanto en las zonas urbanas como rurales alrededor de todo el mundo. En los territorios, la especulación respecto del valor económico del suelo ha ido desplazando a seres vivos, humanos y no humanos, de los  espacios y comunidades en que estos habían construido históricamente sus ecosistemas, lazos y redes afectivas, sus imaginarios simbólicos, sus experiencias físicas, etc.  La obra M² situacionista consistía en una estructura de madera de 30 centímetros de altura por 100 centímetros de ancho y 100 centímetros de largo que contenía tierra y césped. Una de sus características principales, establecida tanto en su nombre como en el contrato de compraventa que contenía la obra, es que tenía la capacidad de moverse y situarse en cualquier lugar que reuniera las características que le permitieran a esta ser montada como para luego asumir las condiciones inmobiliarias instauradas de manera oficial por el lugar geográfico en que se instalaba. En complemento a esa ocupación territorial, junto a la obra física se presentaba un conjunto de documentación que daba cuenta del proceso de construcción, publicación  y los distintos elementos que componen el establecimiento de dicho nuevo territorio (contrato y planimetría).

M2.jpg
Captura de pantalla 2020-11-30 a las 10.